Cómo gestionar las pérdidas

A todos nos gusta tener beneficio y cuanto más mejor, pero no existe el mundo perfecto y hay que estar preparado para saber gestionar los malos momentos cuando nuestra inversión esté sufriendo pérdidas.


El cómo gestionamos nuestras pérdidas es un componente más que define nuestro perfil de riesgo, y cada uno reacciona de una manera diferente.


¿Por qué vienen las pérdidas?

Recordemos que si tenemos nuestros ahorros en un depósito, estos están garantizados. Las pérdidas pueden venir por contratar una depósito estructurado, o adquirir participaciones de un fondo de inversión o plan de pensiones.

 

 

Un depósito estructurado tiene una fecha fija de vencimiento y no tenemos capacidad de reacción. Estaremos obligados a esperar hasta el final y en caso de pérdidas las tendremos que asumir.

Con los fondos de inversión y planes de pensiones, las ganancias o las pérdidas se determinan por el valor de la participación en cada momento; si el valor ha bajado, estaremos sufriendo una pérdida, pero esta no se materializa hasta que no vendas tu participación.

 

 

 

Materializar las pérdidas de un fondo de inversión

Si hoy mismo vemos que estamos perdiendo dinero con nuestros fondos, ¿qué opciones tenemos? ¿qué podemos hacer?.

Primero, hay que tener en cuenta que el valor de la participación varía continuamente; de la misma manera que hoy vale menos, puede ser que dentro de un mes pueda valer más, o incluso que baje más.

 

 

 

 

¿Esperamos o vendemos nuestra participación del fondo?

En los fondos de inversión tenemos dos opciones: vender y sufrir la pérdida, o esperar y ver cómo evoluciona el fondo para ver si puede recuperarse.

Nadie tiene una bola de cristal y nadie puede asegurarnos nada. Esto es una decisión personal que dependerá de cuánto estemos perdiendo, y sobre todo si estamos psicológicamente preparados para reconocer una pérdida.


Hasta que no vendamos nuestra participación del fondo no estamos materializando la pérdida


Si no vendemos, estamos dejando abierta la posibilidad de que aumente su valor, pero a la vez, también estamos dejando abierta la posibilidad de aumentar las pérdidas.

⇒ Si confiamos en que el fondo pueda recuperarse y toleramos las pérdidas que estamos sufriendo, podremos mantener la participación para ver si vuelve a subir.

⇒ Si por el contrario no queremos arriesgar más y no queremos perder más dinero, podemos vender y materializar la pérdida.


En ambos casos tendremos que estar muy atentos (más de lo normal) para ver como evoluciona el fondo.


Enviando...
¡Valora el artículo!
5 (1 Voto)

Lecciones relacionadas

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Enviando...
¡Valora el artículo!
5 (1 Voto)