Organiza tus ahorros

Una vez tengamos nuestra planificación financiera y sepamos cuando vamos a necesitar nuestros ahorros, tendremos que invertirlos de manera que tengamos flexibilidad para disponer de ellos.

Buscando flexibilidad en nuestros ahorros

Como hemos visto en el capítulo anterior, la disponibilidad para recuperar tus ahorros dependerá del tipo de producto financiero contratado (depósitos bancarios, fondos de inversión, planes de pensiones…).

La idea no es elegir un único producto, sino una combinación de ellos. De esta manera tendremos la capacidad de disponer de nuestros ahorros según nuestra necesidades a lo largo del tiempo; esto es lo que llamamos tener flexibilidad: Tener la oportunidad de recuperar nuestros ahorros ante cualquier imprevisto económico.

 

 


Un mínimo margen de liquidez


Debemos asegurarnos de que una parte de nuestro dinero esté completamente disponible para poder recuperarlo, poder ir al banco y retirarlo sin repercusiones.

Otra opción sería guardar parte de nuestros ahorros en casa (en un caja de seguridad, debajo del colchón…), pero todos sabemos la inseguridad por robos que esto conlleva.

Como vemos es primordial elegir una buena estrategia para nuestros ahorros, y por supuesto que encaje bajo nuestro perfil inversor.

Definir la estructura de inversión

Aunque tengamos un perfil más conservador y nuestra elección sean los Depósitos, no deberíamos poner aquí todos nuestros ahorros; ya que tendríamos penalizaciones para recuperarlos.

Lo mismo pasa con los Fondos de Inversión, no debemos invertir aquí la totalidad de nuestro dinero porque podríamos vernos obligados a vender con pérdida y perder parte de nuestros ahorro.


No hay que poner todos los huevos en la misma cesta, porque, ¿y si la cesta se rompe?


Opciones de flexibilidad en tus ahorros

 

Las opciones más sencillas y comunes para generar esta liquidez inmediata son:

Depósitos Bancarios a 3 meses: Cada 3 meses tendremos oportunidad de recuperar nuestros ahorros con la rentabilidad del Depósitos y sin riesgo; en caso de no necesitarlo estos depósitos se renuevan por 3 meses más.

Cuentas Corrientes: Son las cuentas bancarias más usuales donde dejamos nuestra nómina y de las que podemos sacar dinero en todo momento. Sin embargo muchas de estas no ofrecen rentabilidad o te exigen condiciones.

Enviando...
¡Valora el artículo!
5 (3 Votos)

Lecciones relacionadas

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Enviando...
¡Valora el artículo!
5 (3 Votos)