Notas estructuradas

Comenzamos esta lección aclarando que no es lo mismo que un depósito estructurado. Las notas estructuradas (o también llamados bonos estructurados) forman parte de las opciones que tienen implícito un riesgo para nuestra inversión.

Funcionamiento

Aunque tienen cierta similitud con los depósitos estructurados es importante saber diferenciar las notas o bonos estructurados, ya que este producto implica asumir riesgo para nuestros ahorros.

Este producto garantiza un porcentaje mínimo de nuestra inversión (un 85%, un 90%, un 95%,…), y el resto más los intereses dependerán de cómo evolucionen los activos subyacentes del propio contrato (las acciones de la bolsa).


Las notas estructuradas no garantizan recuperar el 100% de nuestra inversión.


En las notas estructuradas está fijada la rentabilidad máxima que podríamos llegar a ganar en el caso que el activo de referencia (acciones e bolsa) cumpla las condiciones.

De la misma manera, también esta limitado el riesgo máximo que estamos asumiendo, ya que existe un porcentaje de nuestra inversión que está garantizada.


Los activos subyacentes suelen ser acciones del Ibex 35; su evolución determinará la rentabilidad, si ganamos o perdemos.


Cada Banco ofrece sus propias notas estructuradas con sus propias condiciones; cada uno establece el porcentaje de ahorros garantizados y los niveles que tienen que alcanzar los activos subyacentes para lograr la rentabilidad ofrecida.

 Riesgo

El riesgo existe porque se pueden dar las circunstancias en que no podamos recuperar toda nuestra inversión inicial


El riesgo surge porque no sabemos si el activo de referencia alcanzará el nivel que se establece, y por tanto estamos expuestos a una pérdida.


En estos productos es muy importante observar cuál es la tendencia de los activos de referencia y especialmente ver cómo han evolucionado conjuntamente a lo largo del tiempo.

Adicionalmente este tipo de producto no está cubierto por el Gobierno; aquí no entra el FGD, ya que no es un depósito.

¿Te compensa una nota estructurada?

La primera cosa que tenemos que analizar cada uno es si compensa el riesgo que vamos a asumir por la rentabilidad que podemos conseguir. 


En este caso, conocemos la máxima pérdida que podemos tener y también la máxima rentabilidad que podemos conseguir.


Hay que recordar que cuanto más rentabilidad nos ofrezcan, es porque tendremos que asumir un mayor riesgo – los dos conceptos siempre van de la mano.

Como último paso habrá que ver si para ese nivel de riesgo que vamos a asumir, podemos encontrar otras opciones de inversión que puedan generar mayor rentabilidad.

Un ejemplo concreto: Contratamos una nota estructura que depende de las acciones de Telefónica, con un 95% de nuestra inversión asegurada. Esto significa, que el 95% esta asegurado y para recuperar el otro 5%, y ganar un 2% de intereses las acciones de Telefónica tienen que subir hasta un límite.

Enviando...
¡Valora el artículo!
5 (1 Voto)

Clases relacionadas

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Enviando...
¡Valora el artículo!
5 (1 Voto)